9.- Aplicaciones del Bronce.


Bronce
Introducción
La utilización de las aleaciones de cobre y estaño en la fabricación de armas, piezas decorativas y utensilios de toda índole data de tiempos prehistóricos y determina el inicio de la denominada edad del bronce, que sucedió al período neolítico.
Se conoce como bronce a todo el conjunto de aleaciones cuyo principal componente es el cobre y en las que se incorporan otros metales, tales como el estaño, el plomo o el aluminio. La principal característica de los diferentes tipos de bronce es la variabilidad de las distintas propiedades -dureza, plasticidad, resistencia a la tracción y a la corrosión, etc.- que se registra en función de los porcentajes que contengan de cada componente. Así, el bronce de cobre con un 10% de estaño es muy resistente a los agentes corrosivos. Al añadir aluminio a la combinación disminuye esta propiedad, pero se incrementa notablemente la resistencia mecánica.

Aplicaciones y tipos
Modernamente, el bronce se utiliza para fabricar muelles de elevada resistencia mecánica, casquillos y tapones, tubos flexibles, manguitos, cojinetes, varillas para soldaduras y otras numerosas aplicaciones en metalurgia.
La adición de fósforo al bronce que contenga entre el 1,5% y el 10% de estaño da origen al bronce fosforoso, que aumenta la fluidez del metal fundido y, por tanto, facilita las tareas de colado en su elaboración.
El fósforo, además, forma un compuesto que aumenta la resistencia al desgaste y la dureza, con aplicación para fabricar engranajes y cojinetes.



piezas_bronce.JPG
Casquillos, cojinetes, enganches, etc.

El plomo se añade al bronce líquido y forma una mezcla en la que queda distribuido en pequeñas partículas, dando origen al bronce al plomo. En este caso, el metal pesado actúa como autolubricante en piezas sometidas a desgaste por deslizamiento.
Dentro de los bronces que no contienen estaño, las aleaciones que tienen aluminio en lugar de estaño se denominan bronces al aluminio. Pueden contener otros elementos, como silicio, hierro y níquel, que aumentan la resistencia mecánica de la aleación. Se emplean en la manufactura de herramientas de mano que no desprenden chispas, tales como las utilizadas en refinerías. Se utilizan asimismo en la fabricación de motores de aviones, asientos y guías de válvulas, bujías de automóviles y manguitos
avion_y_barco_copia.jpg
Motor de avión y helice de barco


El bronce al manganeso, compuesto aproximadamente por un 60% de cobre, un 40% de zinc y un 3,5% de manganeso, se aplica en la fabricación de hélices de barcos.
Por último, el bronce al silicio tiene hasta un 4% de este elemento, que mejora su resistencia mecánica y a la corrosión, al tiempo que facilita la soldadura; se emplea en la elaboración de accesorios eléctricos, ejes, rodetes de turbinas, cadenas y, en general, en todos los procesos industriales que se desarrollan en ambientes corrosivos.

Usos artísticos
El bronce se ha utilizado en la realización de objetos artísticos desde la más remota antigüedad. De hecho, su resistencia dio lugar a que gran parte de los testimonios que de la cultura clásica han perdurado estén constituidos por este material. Prueba de ello son las estatuas del "Poseidón de Beocio" o las de los "Caballos griegos" de la basílica de San Marcos de Venecia, magníficos exponentes de la escultura griega en bronce, o la "Loba capitolina", muestra de la técnica escultórica de los etruscos, más tarde heredada por los romanos.
La utilización del bronce como material básico para esculturas, de la que también se tienen testimonios de las antiguas culturas china y japonesa, alcanzó sublimes expresiones durante el Renacimiento. Entre las obras destacables pueden citarse las puertas del baptisterio de Florencia, realizadas por Lorenzo Ghiberti, el "David" de Donatello o el "Perseo" de Benvenuto Cellini. La importancia artística del bronce se ha mantenido a lo largo de los siglos hasta alcanzar la época moderna, en la que se convirtió en el medio de expresión escultórica de artistas como el francés Auguste Rodin y, posteriormente, el estadounidense Alexander Calder y el italiano Umberto Boccioni.



bronce-historia.jpg